quinta-feira, 15 de outubro de 2015

Entrevista a Jesús Brotons Floría, locutor e intérprete del audiolibro del Quijote


Jesús Brotons Floría (Madrid, 1964) es periodista. Siempre ha trabajado en el sector de la radio. Ha desempeñado su trabajo en emisoras regionales de las grandes cadenas de radio de España como la SER, COPE y OndaCero. Su trabajo informativo estuvo vinculado inicialmente con la crónica política para, posteriormente, especializarse en el área de información relacionada con las infraestructuras y la energía. Durante tres años formó parte del Gabinete de Comunicación de la Confederación Hidrográfica del Ebro para, posteriormente, centrarse en la información local, con especial atención al medio rural. Simultaneando el trabajo periodístico ha realizado trabajos de doblaje y locución en castellano para diversas productoras nacionales e internacionales de cine y documentales (entre ellas National Geographic)

Diana – En primer lugar, muchísimas gracias por aceptar dar la entrevista y darnos la oportunidad de saber un poco más sobre tu trabajo. ¿Cuéntanos un poco sobre cómo llegaste a ser periodista y locutor? ¿Ya pensabas en ello cuándo aún eras pequeño o fue algo inesperado?

Jesús – Yo me estaba preparando para ingresar en la Escuela de Ingeniería Aeronáutica. Quería formar parte de los equipos que diseñan y fabrican aeronaves y, eso sí que era soñar, acabar formando parte de los ingenieros de alguna agencia espacial. Mis tropiezos con las matemáticas superiores me pusieron en una realidad distinta. Sin saber qué hacer apareció la posibilidad de entrar como locutor en una radio local en el pueblo de Calatayud (Zaragoza). Descubrí un mundo nuevo y, como me ilusiono con casi todo lo que emprendo, me comprometí con el mundo de la comunicación. Eso llevó a los estudios y a acabar siendo periodista.

Lo de la locución llegó de la mano de las cualidades de mi voz. Es grave, pausada, con una dicción correcta y una entonación sin huellas de acentos regionales. No fue siempre así, claro, pero la práctica y la formación sirvieron para pulir y mejorar el instrumento de trabajo. Es curioso pero donde más se aprende creo que es en la locución comercial. Ser intenso, con una determinada intención y en un tiempo reducido obliga a corregirse y mejorar.

Diana - ¿Y en cuanto a los audiolibros, cómo fue que te lanzaste a ello?

Jesús – En realidad sólo he hecho tres. No es un campo en el que me haya prodigado precisamente. Había escuchado algún audiolibro de los que forman parte del bando de recursos de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos de España). Me parecieron, al menos los que consulté, muy aburridos. Los encontré como si los hubiera leído de corrido un estudiante con prisas. Me pareció que con muy poquitas cualidades vocales y artísticas se podrían mejorar mucho. El primer trabajo fue la lectura de El Quijote.

Diana - ¿Cómo reaccionaste al recibir la invitación para grabar el audiolibro del Quijote? ¿Fue una invitación o un proceso selectivo?

Jesús – Tiene una breve historia previa. Adolfo García Pascual, uno de los mejores técnicos de estudio que hay en España, tiene su estudio en Zaragoza. Estuvo a punto de marcharse a San Francisco (California) para trabajar en “Electric, Lights and Magics” a las órdenes de George Lucas. Poco antes le contactaron desde el Gobierno de Aragón para ver la posibilidad de contribuir al IV Centenario de la publicación del primer libro de El Quijote con la grabación de un audiolibro. Adolfo ofreció mi voz como primer candidato pero fui desechado. Prefirieron a un actor y presentador televisivo aragonés (no diré su nombre, por supuesto) que, al segundo capítulo de lectura abandonó el proyecto. Aseguraba que le iba a superar.

Entonces recibí el encargo y nos encerramos en el estudio Adolfo y yo. Seleccionamos los matices para establecer las voces de los personajes y, sin más, a grabar.

Diana - Estamos hablando de Don Quijote de la Mancha, considerado uno de los libros más representativos de la literatura universal, el libro más traducido después de la biblia, uno de los más leídos, adaptados, estudiados e interpretados. ¿En algún momento te sentiste intimidado por la importancia de la obra?

Jesús – Ya te he contado que no me cuesta ilusionarme con los proyectos que emprendo. El apoyo de Adolfo García y los comentarios críticos de algunos compañeros locutores de los habituales en el estudio servían de acicate. La ventaja de empezar con ganas es que, cuando empieza a aflorar el cansancio es cuando ya ves el final al alcance de la mano. Espíritu positivo.

Diana - ¿Cómo fue el proceso de grabación en sí? En total son casi 36 horas de grabación, pero en realidad, cuánto tiempo pasaste en estudio para lograr  esas 36 horas finales? ¿Fue un trabajo solitario o un trabajo en equipo?

Jesús -  No fueron muchas más. Eso lo tiene anotado Adolfo en el diario de bitácora del Estudio. Creo que nos fuimos a las 41 o 42 horas de trabajo. Ayudó que soy gran lector y un locutor bastante seguro en la entonación y rápido en la comprensión de textos. Está mal que lo diga yo pero… son los puntos fuertes por los que se me conoce en el medio de las locuciones en Zaragoza. Aprovecho bien el tiempo de grabación.
Siempre por las tardes, cuatro días a la semana en sesiones de 3,5 o 4 horas en función de lo que aguantase la garganta. Adolfo siempre atento a cualquier pequeño error para repetir inmediatamente… y el quinto día en silencio absoluto leyendo y analizando los capítulos aún por grabar. Cervantes, dicen, era un creador solitario. Nosotros también lo fuimos.

Diana - ¿Para incorporar los personajes cumplías alguna preparación especial

Jesús – De mis posibilidades elegimos varias posiciones de garganta que permitieran diferenciar personajes en un diálogo. Lo justo y necesario. Cuando entraban cinco o seis en escena sí que resultaba muy complicado mantener el sonido peculiar de cada uno leyendo de corrido. Porque fue una lectura continua, sin montaje posterior.

Diana - ¿Qué representó este trabajo para tu carrera y para tu vida?

Jesús – Una gran satisfacción personal. Muy poco reconocimiento y, eso sí, ser una de las pocas personas en el mundo que tienen pruebas materiales de haberse leído los dos libros de El Quijote. A los demás se les puede creer o no. Yo lo puedo demostrar.

Diana – Supongo que trabajar en un proyecto de esa envergadura debe haber sido muy desgastante. ¿Qué hacías en tu tiempo libre para relajar?

Jesús –  Trabajar en la radio por la mañana y ayudar a mi mujer a criar dos hijos estupendos. A veces la vida te da la posibilidad de aprovechar los cambios de ritmo de un día para oxigenar el cerebro. No lo recuerdo como un momento de estrés. Cansancio sí, pero más físico (en la garganta) que psicológico.

Diana – ¿Cuál fue la parte del libro que te dio más placer interpretar? ¿Qué inspiración o lección sacaste de la obra?

Jesús – Es un verdadero problema elegir. Para mí El Quijote es una novela compuesta de pequeñas novelas dentro de él. Pero los pasajes que más me gustan son los relacionados con el gobierno de la Ínsula Barataria. Allí se resumen muchos elementos presentes en la sociedad de siempre. La ambición sana y la malsana. La maldad del que quiere reírse a costa del que es cándido o inocente. El valor del sentido común, de la ternura y de los buenos consejos. La nobleza y la rectitud no deben ser inflexibles con los demás aunque sí a uno mismo. Que cumplir los sueños sólo es posible con tesón y renuncias. Cada historia ofrece una moraleja más que útil.

Diana – Para terminar, ¿en algún momento pensaste en convertirte en un caballero andante?  
;-)

Jesús – No, que va. Soy un tipo que cree en los equipos. Es verdad que cuando uno cambia el mundo cambia. Cuando uno mejora el mundo mejora. Pero la vida es una aventura en compañía. Además tengo una lesión en la espalda que me impide montar a caballo. Eso no quiere decir que haya renunciado a los ideales de una humanidad mejor. Los mantengo muy presentes. Aun así siento que siempre pesó en mi más Sancho que Alonso Quijano. O igual no. No sé.

Para ler o artigo sobre o audiolivro Dom Quixote, clique aqui.

7 comentários:

  1. Muy interesante, Diana. Fue una excelente idea grabar Don Quijote en audio.

    ResponderExcluir
    Respostas
    1. Gracias, Izabel, sí, seguro que fue una excelente idea, cuantos más medios y formatos, mejor!
      Cada medio (libro en papel, audiolibro, e-book, película) te ofrece una experiencia única y diferente.

      Un abrazo.

      Excluir
  2. Oi Diana, que bom que você publicou a entrevista! Estava curiosa por saber mais sobre o Jesús, porque estou encantada com o trabalho dele no audiolivro. Parabéns por nos ter relevado o audiolivro e por nos ter apresentado a esse profissional de primeira linha!

    ResponderExcluir
    Respostas
    1. Muito obrigada, Maria Fátima, é um prazer divulgar trabalhos tão inspiradores como esse!

      Excluir
  3. Lo que más me impresiona de la entrevista es que se ve a una persona entregada a su trabajo y que se ilusiona con los nuevos retos que se le presentan. Una lección para todos.

    ResponderExcluir
  4. Mil gracias doy todas las noches a Jesús Brotons, los dioses bendigan su garganta de oro, por permitirme disfrutar de su impecable Quijote sin cansarme los ojos. Hemos de ser legión quienes lo gozamos y lo bendecimos. El propio Cervantes aplaude desde su tumba secreta.

    Y gracias también a esta página que nos lo da a conocer en genio y figura, habida cuenta de que la página del Gobierno de Aragón le escamotea el merecidísimo reconocimiento.

    ResponderExcluir
    Respostas
    1. Gracias, Lillian, para mí ha sido un inmenso placer dar a conocer a este gran artista.

      ¡Saludos desde Brasil!

      Excluir